jueves, 27 de marzo de 2014

DE QUIÉN PARTIÓ LA ORDEN



La policía antidisturbios es un cuerpo muy jerarquizado. Para que se ponga en marcha una carga, con utilización de botes de humo, pelotas y, si es el caso, gases lacrimógenos es preciso que un superior de la orden. Por tanto, ¿puede deducirse que si no se actúa con contundencia si se dan circunstancias objetivas de extrema violencia para restablecer y preservar el orden y garantizar la seguridad de los ciudadanos actuando dentro de la ley es que hay alguna orden de rango superior que así lo ha determinado?
En la manifestación del 22M el grupo de siempre de descerebrados que encuentran en la violencia no sólo el argumento si no también el fin, merecía, requería una respuesta que la mayoría aplastante de la sociedad civil de cualquier signo e ideología habría aprobado, incluso agradecido. Porque los que así actuaron no pueden ser confundidos con, pongamos por caso, obreros del naval quemando neumáticos para interrumpir el tráfico y hacer más visible su protesta y su problema. Los delincuentes que actuaron el 22 M estuvieron a punto de linchar a policías. ¿De quién partió la orden de no ordenar? ¿A quién benefició y perjudicó la no utilización de los medios y la no actuación de gran parte  de los efectivos policiales? ¿Es posible que la presencia de observadores internacionales provocara que el Gobierno temiera la crítica de un mundo exterior que lo calificara de represivo?  No, es un argumento muy simplista y las condiciones eran excepcionales.
Vayamos entonces a las consecuencias de LA ORDEN DE NO ORDENAR INTERVENIR: los ríos de tinta del día después se vertieron para hablar de esos hechos lamentables, pero las referencias a una manifestación tan masiva, nutrida desde todos los puntos de España y desarrollada por cauces de la mejor expresión de la democracia, fueron escasísimas.  De la prensa del sindicato del odio que desea mantener la brecha fratricida en el país, cabía esperarlo. El ABC, la Razón traicionan el código ético de la propia profesión cuando ni hacen referencia a la expresión del malestar de cientos de miles de personas que representan el sentir de muchos millones más, como bien es conocido desde un análisis de la dinámica de grupos.  La muerte a plazos de Adolfo Suárez y las batallas campales ocuparon los programas de mayor audiencia esa noche y los días que siguieron. El clásico Madrid-Barça hizo el resto.
Por tanto, obviando que la policía fue grandemente perjudicada en lo físico y también en cuanto repercusiones anímicas, psíquicas e incluso relativas a su prestigio profesional, lo cierto es que el impacto de millón y medio de personas desplazadas de sus casas para pasar la noche de pie, al relente y acumular tres jornadas de movilizaciones ha sido, desde el punto de vista mediático, ridículo y sólo la prensa extranjera entra a calificar el 22M de llamada muy seria de atención al gobierno de Rajoy. Intramuros, en esta piel de toro, se reviven sensaciones que recuerdan a la adhesión de 1 millón de personas al régimen de Franco en la plaza de Oriente. ¿Se ha conseguido lo mismo que en aquella ocasión por la nueva vía de ningunear a los opositores de este régimen, el de Jorge Díaz, en el que expresarse libremente puede costar hasta 600.000 €?  ¿Se ha permitido desde el Gobierno el linchamiento de la policía para justificar acciones dictatoriales de futuro que no discriminen entre delincuentes y el pueblo pidiendo pan, techo y asistencia médica?. Desde esta perspectiva el titular sería: “Cifuentes y el Gobierno responsables del linchamiento de la policía, cuyo martirio utilizan para obtener réditos políticos y oscurecer la dimensión del desencanto del pueblo”.  Porque ¿acaso no se ha reducido la importancia de las movilizaciones de columnas desde todos los puntos del país a una expresión que no deja apenas huellas? Cifuentes llegó hablar de tres 36.000 participantes y se deslizó hasta los 100.000 después de las primeras críticas. Ese detalle partiendo de una delegada del gobierno habla bien a las claras de que la partitocracia ha tomado los nichos de los servidores públicos y de que el cluster de la derecha ideológica cierra filas en torno a la necesidad de sembrar la idea de que a España se le sirve mejor quedándose en casa.






martes, 25 de marzo de 2014

O MÉRITO DA TRANSICIÓN



Suárez era un tipo íntegro. Hai que ter en conta que viña da falanxe e do franquismo para tomar responsabilidade na apertura cara a unha democracia. Os que vivimos esa época convulsa como universitarios, moitos dende as antípodas ideolóxicas, valoramos a súa capacidade para facer saír adiante a un país no que o ruído de sabres era continuo e a dereita, anacrónica e nostálxica. Ademais, Suárez houbo de lidar coa deslealdade do socialismo de novo cuño, alimentado por tecnócratas disfrazados de idealistas pero animados pola fame atrasada de poder. A coherencia e o talle moral de Suárez son os propios dun home con dimensión de Estado e disposición a encontrar o que de común unía a formacións políticas diversas. Os outros presidentes da democracia, non obstante, fixeron da rivalidade e a partitocracia a súa razón de ser. Por iso estes días non quixen saber nada de homenaxes por parte dos mesmos que o utilizaron e o atacaron no persoal ata defenestralo
O propio rei, que fai gala da súa amizade inquebrantable, viroulle as costas nos momentos de maior dificultade e violencia subterránea. González converteu en casus belli contra Suárez un contexto social e histórico que, en cambio, demandaba unión e lealdade; logo recibiu da súa propia medicina por parte de Aznar. E así sucesivamente, no que se pode catalogar de verdadeiro paso atrás no que debe ser a dinámica parlamentaria democrática e de pontes tendidas ao diálogo. A política de Estado converteuse nunha praxe aceptada de sucesión de ditaduras de catro anos, nun clima normalizado de mesquindade, mirada ruín e curta de horizontes por parte de prosélitos sectarios, con comportamentos gregarios ao abeiro do paraugas que une os seus intereses espurios.
Só cabe unha precisión, importante, neste panexírico de Suárez: maior mérito que a súa achega á transición a un estado democrático o atesoura, sempre en primeiro lugar –incluíndo o valor da mobilización popular-, o papel da resistencia e a loita do Partido Comunista: un movemento medio aniquilado pola bicha xenocida que á súa volta non pediu en ningún momento que quedarán sen efecto as decisións sucesorias de Franco; non pediu a renuncia e/ou destitución dun xefe de estado imposto polo golpismo e tampouco clamou pola deshabilitación dunha monarquía que fora imposta para impedir a restitución da República.
É unha cuestión de tempo, pero xuntos e sen recorrer nunca a un ápice de violencia, PODEMOS superar este modelo de xerarquía anacrónico, tristemente baseado no mantra que dende os poderes fácticos e a bicefalia se empeñaron en acuñar e que aduce que sen a existencia da monarquía os españois volveriamos matarnos, esquecendo que a guerra foi a consecuencia dun golpe de Estado dende a cúpula e non ao revés.



lunes, 24 de marzo de 2014

Desvergonza política


De como unha imaxe entenrecedora cala na desmemoria da sociedade.

Resulta entenrecedor ver como dende hai unha semana candidatos ás europeas dos dous grandes partidos sobre os que descansa a alternativa de poder visitan industrias e a agricultores e gandeiros do país galego. Os mesmos que entregaron o sector lácteo aos franceses; os mesmos que sacrificaron o sector pesqueiro para privilexiar tratos de favor ós detentadores dun sistema baseado na especulación financeira, os especuladores no taboleiro de xadrez en que se converteu esta Europa de dúas velocidades; os mesmos que fixeron renuncia de funcións con respecto ao naval, asfixiando a oferta especializada dentro do fluxo de demanda privada dos estaleiros públicos sen carga de traballo dentro da órbita do estatal; os mesmos que impediron o dereito a competir aos sectores primario e industrial do país, en igualdade de condicións dentro do marco europeo, son agora os que visitan as granxas, os estaleiros, as industrias, proclamando que son os mellores defensores dos seus intereses.
O Vaticano, Bruxelas e, pronto, os consulados convértense en lavadoiros para que personaxes que saíron indemnes da acción dunha Xustiza politizada volvan ao cabo de catro anos para participar de novo na vida pública con todas as súas aspiracións a abranguer esferas de poder con propostas de cambio. Esas son as súas motivacións. Está ben, pero non insulten a intelixencia de tanta xente fodida, sen acceso ao crédito, sufrindo as consecuencias de prácticas desleais e ilegais das grandes corporacións foráneas sen que as autoridades interveñan; padecendo a deslealdade de medidas arancelarias proteccionistas que, encubridamente e, en ocasións, explicitamente, dan toda a vantaxe competitiva ás empresas que se nutren de emprego precario, escravo, nun escenario de nulo retorno do diñeiro á sociedade onde están implantadas.
Durante os últimos 20 anos só a voz do BNG ten levado propostas e reivindicacións en clave de país a Bruxelas e a Madrid. Galicia necesita esas voces que a defendan fronte ao abuso contra os nosos sectores produtivos. PP e PSOE non fixeron se non obstrución aos intereses dos nosos clusters. Son feitos. Ana Miranda defendeu máis peticións e propostas en Bruxelas que a bicefalía en todos os seus anos de presenza, limitada a negociar en favor da gran banca e disposta a aceptar, como solucións máxicas, o arrancado de viñas e oliveiras, o despezamento de barcos e o peche de explotacións gandeiras. Teñámolo en conta á hora de votar e recordémolo aos que veñen a última hora con propostas novas que as diferenzas de matiz non deben impedir a unión de forzas contra o inimigo común. Ou é que o personalismo egocéntrico nos vai seguir levando á atomización aos que loitamos contra un sistema podre que, unha vez máis, encontrará a vitoria na división dos que repensan o Sistema?




lunes, 24 de febrero de 2014

SOCIEDAD ENFERMA

¿Qué pasa con este puto país? Los que están en "exclusión social" o en riesgo, tienen que tener un par cada día para encontrar razones vitales; los que siguen con su trabajo de a cuatro euros hora saben que su status está hecho de arenas movedizas, y si tienen hijos no llegan a casa a la hora de arroparlos. Los que conservan, o casi, sus condiciones de salario, horarios, etc. tiene miedo de perderlo todo. Al fin, por dondequiera que vayas las caras reflejan tristeza, preocupación, angustia, estrés y las farmacias como también las consultas de primaria corroboran esa impresión. La sociedad está enferma. Y no vale decir que en ocasiones se tira la casa por la ventana y suenan las suelas de los zapatos y los chasquidos de los vasos llenos de gin tonic. Aquí se trata de que la velocidad de crucero de la peña es rácana. No hay humores para salir a la calle y enfrentar el presente, el futuro. Los lugares de reunión, las costumbres que nos recordaban que, como los lobos, somos seres de manada, han quedado desplazados por la vida en células aisladas y los fines de semana calzados desde el amanecer hasta el ocaso con la bata y las alpargatas.
Hay que reaccionar, carajo. Y este es un llamamiento a los muchos que no quieren enterarse de que son privilegiados en un contexto donde afloran situaciones penosas. Debemos reaccionar, por nosotros, pero y sobre todo por los muchos que necesitan que lo hagamos. Tomemos de una puta vez conciencia de que si queremos podemos, de que nuestros actos no son inocentes y tienen consecuencias políticas. Porque no vivimos con las cabras,si no que somos dependientes del sistema al que alimentamos. Nuestra función no empieza y acaba con el acto de votar cada cuatro años. Hay demasiados testimonios a lo largo de la Historia, remota y actual, de que los elegidos subvierten sus mandatos y sus programas desde el día siguiente al que les otorgamos nuestra confianza. Por tanto, hay que pensar en refundar un nuevo modo de organizar la democracia y mientras tanto esto no cristaliza, no nos queda otra que hacernos oír. Reaccionemos. Resulta lastimoso escuchar a los votantes de los partidos que ya han tenido ocasión de gobernar con prácticas de abuso de posición dominante quejándose de haber sido engañados y jurando que su voto nunca más irá para el PP, para el PSOE... Luego las elecciones vuelven a demostrar la inmadurez de una gran parte de los ciudadanos que no se molesta ni quiere tener una mirada divergente, conceder una oportunidad a otras opciones que sólo conocen por el ninguneo ejercido por aquellos a quienes acusan de haberles engañado.
Esta sociedad no puede escudarse en la ignorancia para seguir declinando el ejercicio de su mayor responsabilidad, que es la búsqueda de la verdad. Si no se produce ese giro social, será ocioso, hilarante, reivindicar que nos merecemos otra clase de gobernantes y se cumplirá el axioma "tenemos lo que merecemos".
Invirtamos tiempo en articularnos como lo que el Poder avasallador llama "grupos de presión callejera". Tenemos que recuperar el sentido de los movimientos vecinales que tan importantes fueron cuando había que luchar contra la bicha. La cabeza de la pirámide sólo reacciona cuando ve que peligra su pervivencia y para entonces nuestra depresión o nuestra inclinación suicida son de lo más inútiles. La sociedad, por desgracia y también por fortuna, brinda ahora la oportunidad siempre acogedora de que los que se caen en la mayor miseria encuentren un enorme corpus de iguales que fortalece su sentido solidario y su sensación de no estar sólos en el mundo. Salgamos juntos de esto y llevémonos por delante una forma de concebir la política por una parte de los "gestores" como oportunidad de enriquecerse y no como responsabilidad de administrar solidariamente para redistribuir los recursos y lograr que nadie se quede en exclusión social.

miércoles, 15 de enero de 2014

Guardaos de los idus de Marzo



A la clase política española, la que está en las alturas parapetada en su mundo de yuppie: ¡guardaos de los idus de Marzo!. El pueblo está empezando a dar una respuesta adecuada a los asuntos que le tocan de lleno y sin dejar a salvo ninguna puerta. A los burgaleses suburbiales les ha urgado si cabe más en la herida del pasado, revivida cada día durante los últimos cuarenta años, que intenten hacer negocio con su asfixia y con su insomnio de los días pares, y también de los impares, mientras sus utilitarios se amontonan en doble fila sin el freno de mano puesto.  Cada día, al finalizar la jornada, se inicia un juego de malabares, un encaje de bolillos, que cuenta con la complicidad de los vecinos en las mismas circunstancias, intentando liberarse de su medio de transporte. Y todas las mañanas hay que deshacer el ovillo empujando autos apagados, a veces bajo heladas, o nieve y granizo. Barriadas que nacieron empozoñadas para la población y que debían ser testimonio suficiente para encarcelar a sus planificadores.
Ahora, como una burla del destino, el Ayuntamiento pretendía comerciar con la penuria de sus habitantes más humildes y penaliza con 24.000 euros los derechos que, durante décadas, le fueron sustraídos. Pero hay mucha rabia contenida esperando pendiente de una fina mecha para explotar en las gentes del común, ninguneadas, engañadas, ignoradas y víctimas de una “Justicia” politizada dispuesta a encausarlas por radicalismo mientras el Juez Horrach defiende la honorabilidad de una Infanta que vivió estas Navidades el lujo parisino sintiéndose inmune desde el amor que la ciega y le sigue, al parecer, concediendo autoridad moral y tranquilidad de conciencia para despilfarrar un dinero que fue usurpado a todos sus súbditos con la mediación de inocentes: Barberá, Camps... Menos mal que nuestra gente ha evolucionado en la forma de encarar la resolución de problemas, porque por menos se han producido grandes magnicidios. Y nuestro mayor problema, en la percepción del pueblo, es la corrupción de sus dirigentes.









A falsa percepción de Democracia

[...  O substrato que sobrevive transmitido de pais e avós a fillos e netos e máis resistente aos cambios. O apego á propiedade privada, o peso da estrutura familiar, o valor da lealdade ou mesmo esa necesidade aludida de ser gregario para sentirse vivo son principios máis indelebles. Sen embargo o Poder precisa controlar ás masas e para ilo actúa con un sentido de anticipación moi traballado. Hai persoas na sombra e nos medios, delegadas por un poder económico supra-institucional, centradas en orientar, de antemán, o continente e o contido das mensaxes que debe recibir o iluso cidadán de a pé. Tome vostede como exemplo o concepto de democracia. Os cidadáns, logo de un bombardeo mediático durante décadas, están persuadidos de viviren nun Estado democrático, só polo feito de que exercen o seu dereito a elixir gobernantes. Calquera análise en perspectiva e medianamente profundo amosaría que non se dan os niveis de presencia mínima na meirande parte dos cidadáns de parámetros que permitan afirmar que hai un exercicio de liberdade detrás da xa en por si exigua toma de decisións: desenvolvemento do xuízo crítico, acceso á cultura, nivel educativo, grao de interacción no tecido social... Aínda por riba, a tecnoloxía está a propiciar celeridade e universalidade no intercambio de mensaxes pero en detrimento da profundidade analítica e do exercicio da crítica. Hai millóns de persoas capaces de deseñar formatos de blogs e de páxinas web que son, de certo, obras de arte. Sen embargo, poucas delas son quen de enlazar máis de dúas ideas coherentes e, sobre todo, de defendelas con argumentos sólidos.]

(Fragmento do ensaio "Teoría do XXXXX", en proceso de escrita)
©Santiago Casal



martes, 14 de enero de 2014

O papel do periodismo baixo o goberno dun censor de visita en Washinton

 
...Sen o periodismo valente, ese que mantén a súa independencia de criterio por riba de factores de supervivencia ou razóns egoístas, o terrorismo de Estado tería imposto, hai xa moito tempo, unha nova orde social. Vai camiño dilo. As reformas neoconservadoras dos últimos anos afondan na estruturación da sociedade en castas ben diferenciadas, sen permeabilidade. Os medios de comunicación tradicionais teñen secuestrada a capacidade de crítica ao abuso oligárquico pola filosofía das subvencións en mans dos dirixentes corruptos e nepotistas. Na internet aínda sobreviven periodistas de raza, sostidos pola súa motivación. Son unha estirpe esforzada de entregados á causa da defensa das liberdades, da pluralidade e do exercicio do xuízo crítico máis aló da tentación sectaria que aleita aos cachorros do involucionismo.
Cando acudo a conferenciar nas Facultades de Periodismo de todo o mundo adoito dar máis peso ao coloquio que á disertación. Interésame saber da súa ética, das súas expectativas, soños, ilusións... Con demasiada frecuencia queren levarme pola senda do debate sobre soportes, formatos, dixitalización e non sei cantos farrapos de gaitas mais. Pero eu dígolles a todos que tan vangardistas son o lapis e o papel como a tablet. O importante é transmitir cultura para discernir os focos de interese fronte ao ruído prescindible ou baleiro de contido. Trátase de desenvolver ferramentas que axuden a aplicar a observación e a capacidade analítica sen ceder á tentación do prexuízo e a visión monolítica. Algúns dos grandes exemplos de conversos á pluralidade e a diverxencia téñense producido logo de viaxes iniciáticas, de experiencias osmóticas dos periodistas no seo das sociedades obxecto da súa observación. Eu son un firme defensor da tese que sostén a necesidade absoluta da participación na política da xuventude para frear a tendencia totalitaria e mesiánica das cepas de políticos con unha traxectoria longa, exposta a un exercicio duradeiro de fluxos e intercambios de intereses.

(Fragmento de "Tractatus... ". Inédito).