lunes, 17 de noviembre de 2014

A RAMPA DE ACCESO: nos asuntos da Cousa Pública nunca hai responsables


A pequena vía-rampa de acceso ao Colexio Apostol Santiago, Adaceco, etc., que soporta un tránsito continuado de acceso de facultativos, profesores, alumnos, pacientes e familiares, a pé e en coches adaptados, furgonetas... transcorre durante sesenta metros a unha altura ou desnivel sobre o chan circundante moi considerable. Desde hai un tempo directivos dos Centros viñan demandando da Xunta unha actuación urxente para que o deterioro palpable da estrutura non rematara nunha desgraza.
Hoxe, dezasete de Novembro de 2014, a calzada precipitouse dende a mediana ata o chan. Toneladas de terra que, por segundos, non sepultaron a furgonetas que andaban a entrar no recinto. As declaracións da Xunta aos medios -Cadena Ser, 19, 30 horas- non teñen desperdicio: “A Xunta leva xa meses estudando a mellor forma de reparar a infraestrutura”. E un xeito perverso de darlle a volta a un argumento palmario: A Xunta non actúa durante meses para previr o desmoronamento da rampa de acceso a pesar da responsabilidade en vixiando e denunciando dos usuarios e, finalmente, se produce un desastre, evitable, que non produce desgrazas persoais polos designios da fortuna.
Pero ese desenlace sen mortos non exonera aos responsables da Administración, non só do mantemento senón tamén no proceso construtivo, cando técnicos e funcionarios decidiron que toneladas de terra recibiran as filtración de auga a través dun pavimento ranulado para ser embolsadas a presión dentro dun compartimento pechado por muros de carga que non ían unidos á prancha de formigón superior con ferros. Era a crónica dun desastre anunciado. ¡Menos mal que os sufridos técnicos e funcionarios da Xunta levaban meses estudando como arranxar a rampa! Agora, que xa caiu, sabémolo.
As repercusións abranguen, tamén,  a suspensión temporal das actividades duns equipos de profesionais volcados nunha labor impagable con alumnos con necesidades especiais e pacientes rehabilitándose dos efectos de doenzas e accidentes sobre as súas capacidades motoras, intelectuais e de saúde emocional. O colectivo de afectados estamos moi pendientes das respostas dun sector da Administración que, como tantas veces, chegan tarde e para paliar con grandes costes un xeito de facer que non era o que conviña ao interese público. 



jueves, 6 de noviembre de 2014

VOCACIÓN DE SERVIZO

Para os que non entenderon que detrás do sacrificio presuntamente impagable que subxace na dedicación á cousa pública de moitos políticos hoxe imputados hay unha industria vai destinado este video -¡imaxinen!- no que un profesional da masa fai un alegato semellante aos que pronuncian, denantes de renovar a súa candidatura con suspense compensatorio, os que sacan os coitelos nas loitas intestinas da bicefalia para seguir a ser os baróns mentres o país agoniza nos mesmos males.
É a crónica do emporcamento dunha vocación altruísta para facer dela unha industria do egoísmo.

VIDEO

martes, 4 de noviembre de 2014

La irresistible atracción del poder

Subtítulo: la "pesada" carga del deber mesiánico o sobre la perpetuación en los cargos, mas allá de imputaciones y grabaciones incómodas

ENLACE

lunes, 27 de octubre de 2014

La dependencia del poder Judicial

En esta España de cifras macroeconómicas balsámicas, pero donde emerge una clase de trabajadores que se dejan la piel para ser cada día más pobres, en este país milagro (Montoro dixit) afloran sin tregua “perfiles Blesa”, en una proporción suficiente para acuñar la idea de que la población en general, la gente de lo común y especialmente los que peor lo están pasando son personas pacíficas. Esos delincuentes de guante blanco que afloran por doquier no se escaparían al análisis de cualquier terapeuta con mediano conocimiento de la naturaleza humana.
Toda esa jarca, los Blesa, Granados, Rato, Pujol, Cotino, Fabra, Matas y sus colaboradores necesarios, Urdangarines, Bigotes, Crespos, etc., sea como alimentadores del flujo de comisiones ilegales sea como copartícipes de apropiaciones indebidas, comparten un denominador común, un perfil psicológico que, con pequeños matices diferenciales, no resiste más de una o dos sesiones el análisis de un profesional del diván.
En la España del milagro económico de Aznar, la de la liberalización del suelo y la apuesta por depositar el crecimiento económico y del empleo en la actividad constructiva: de viviendas, obras faraónicas, infraestructuras de dudosa necesidad que ahora ven crecer la hierba entre el cemento, de aquel país que deslumbraba y al que el gurú emergente y acomplejado de Valladolid alineó con los intereses perversos de los delincuentes de Estado Rumsfeld y Bush, ahora confinados en su país para eludir la acción de la Justicia Internacional, procede una clase de dirigentes, consejeros, directores generales e incluso ministros que arrastraban, como ya ocurriera en el PSOE felipista, hambre atrasada; pero ya no tanto de la prerrogativa de dictar órdenes, sino de ese otro poder, más materializable a través de los sentidos, que proporciona el dinero o, lo que es lo mismo, el acceso a bienes materiales y carnales reservados para unos pocos elegidos.
Como Casanovas que encadenan una conquista tras otra incapaces de amar a ninguna mujer, los Blesas encontraban placer en encargar caviar de Beluga por el vértigo que producida en sus organismos adrenalinodependientes gastar con un chasquido de dedos 390.000 € para impresionar a los comensales durante lo que duran unos entrantes. La sed insaciable de poseer los llevó a atesorar deportivos o yates a los que no llegaban a quitar el papel de celofán. El diván diría que para esos personajes sería insoportable la frustración por no poder materializar un deseo. Algunos, como el hijo mayor de los Pujol o el propio Blesa, desarrollaron un pensamiento supersticioso: algo iría mal si no alcanzaban a adquirir un Testarrosa o una pluma con zafiros y diamantes. El colmo de los Blesas, según el diván, es que sentían un placer orgásmico en dimensiones inversamente proporcionales a la deriva de preferentistas y contribuyentes. El ego del banquero se agigantaba -así lo demuestran sus correos- en la medida en que los ahorradores de Cajamadrid, Bankia lo iban perdiendo todo. La fiscalía del Estado, secuestrada por el poder político, inhabilitó al juez Elpidio por imponer una fianza a Blesa, cuando para ello ya abundaba el motivo de comprar un Banco en América por el triple de su valor objetivo; con estos mimbres los líderes del PP, con Rajoy a la cabeza, pretenden dar lecciones de democracia a Venezuela. La Justicia, en manos de la partitocracia, abona el odio social. Porque no basta con abominar de los innombrables que ocupaban cargos de responsabilidad en el partido. Lo suyo sería que el PP, como también el PSOE o CIU e incluso IU repusieran el dinero detraído de las arcas públicas por RESPONSABILIDAD CIVIL SUBSIDIARIA y por haber elegido mal a sus cargos –o bien, si de lo que se trataba era de financiar al Partido, antes de que la ambición los arrastrara a llevárselo crudo a cuentas particulares domiciliadas en las Caimán-.
Si algún día ocurre un magnicidio, habrá que buscar a los responsables entre las bancadas del Parlamento, en los escaños de la Comunidad de Madrid, del senado, de las diputaciones de dónde proceden los incontables imputados que han encenagado una profesión vocacional y altruista en origen.

VIDAS EJEMPLARES


lunes, 20 de octubre de 2014

Ademais de todo, seguen a matarnos



É preciso volver a repetir que, ademais da teimuda realidade chea de problemas ben acuciantes, presentes no noso entorno, nas nosas vidas en maior ou menor medida e nos medios de comunicación a diario, existe outra realidade, máis sutil e soterrada pero non menos importante, da que non temos conciencia en tempo real e que vai a influír de xeito transcendente no noso horizonte vital. O paro, a consolidación da pobreza nun segmento crecente da poboación, a corrupción, a “desincentivación” do Goberno para a inversión en enerxías alternativas e sectores estratéxicos -por non chamarlle “persecución”-, a cegueira dos poderes fácticos e da bicefalia que ten blindado a institucións inoperantes e obsoletas que non teñen cabida na concepción dun Estado en progreso, de corte federal, a concepción da sociedade desde a prioridade das cifras macroeconómicas e a elección de camiños que sacrifican o benestar dos grandes colectivos e non tocan os dividendos das familias que concentran as fortunas, todo ilo, digo, compón unha pesada lousa suficiente para impedir que xiremos a vista algún grado máis para percibir outros matices do xeito en que os Poderes están a traballar. Pero si, a pesar de todo, o facemos -e hai moita xente que pode facelo porque come quente e porque pode, se quere, tentar saber- poderemos ver que, paralelamente, seguen a matarnos lentamente, os nosos gobernos seguen a arruinar as arcas públicas porque os camiños da corrupción tamén entenden de grandes acordos coas Farmacéuticas e as Enerxéticas, seguen a fumigarnos, a miúdo aproveitando as as condicións atmosféricas ou mesmo a nocturnidade, con aluminio e partículas ML 10 altamente tóxicas, e a epidemioloxía apunta a un número escandalosamente crecente de fenómenos de “viriase indefinida”, gastroenterite, diarreas resistentes, cancro, crecemento exponencial dos casos de Alzhéimer denantes dos setenta anos, respostas auto inmunes letais, síndromes de ansiedade e pánico, depresión...
Ben certo é que o inimigo é o mesmo e está detrás da perversión do Sistema, pero ten un aliado, que non é outro que a cegueira inducida dos cidadáns e da clase política crítica co Poder establecido que non acerta a incluír no seu proceso de debate e, xa que logo, nos seus programas, o desenmascaramento dos plans de Fumigación Masivas sobre a península ibérica, dos seus autores, das súas motivacións para esixir o cese inmediato en aras da recuperación gradual da ilusión polo futuro que lle agarda aos nosos fillos.

lunes, 13 de octubre de 2014

ÉBOLA: SE PREPARA OTRO GRAN NEGOCIO

UNA PANDEMIA DE ESTUPIDEZ, HIPOCRESÍA Y EGOÍSMO

Ya se ha movilizado a cuatro mil marines a la zona cero del Continente Africano, al foco epidémico del Ébola. Paralelamente, desde EE.UU. la propaganda, intencionada, pronostica una pandemia. La carrera de las farmaceúticas, con Monsanto a la cabeza, está lanzada y millones de dosis irán a pudrirse a los sótanos de los Ministerios de Sanidad de los países industrializados preocupados por su población intramuros mientras en África seguirán muriendo como moscas de pobreza extrema.
Sin duda, un solo caso de Ébola dentro de un país del “primer mundo” mueve decisiones estratégicas con cargo a un erario público que todos los casos producidos en el continente negro. Si esos recursos, en lugar de ser “tirados” en el NORTE fueran utilizados donde se precisan se resolverían a la vez el problema del ébola y el hambre en África.
Porque, ¿qué mata a los africanos?. Cada veinte segundos muere un niño por desnutrición; la mortandad en el parto y durante los primeros años de vida, el impacto de la falta de inversión en la construcción de pozos para surtirse de la bolsa subterránea de agua más importante del planeta, la malaria, el sida… los africanos mueren de todo esto y, un porcentaje mínimo, por el Ébola. Invertir en origen en saneaminetos, infraestrructuras y atención médica reduciría el asunto del ébola a un problema menor teniendo en cuenta que el virus mata mucho pero se contagia poco.
Ocho mil casos de contagio en seis meses para un total de cinco países, teniendo en cuenta la penuria de medios, es una cantidad que habla bien a las claras de que este no es un asunto que precise de miles de marines y de grandes campañas de dotación de vacunas para que caduquen en angares del “mundo desarrollado” y, sin embargo, faltan camas hospitalarias y médicos para atender a los afectados.
Produciría risa si no fuera un asunto tan serio ver como la “inteligencia” de las grandes farmacéuticas compinchadas con el poder político -se retroalimentan- fabrican con mecanismos sistémicos un foco de pánico y de histeria colectiva en torno a la gripe A, las encefalopatía espongiforme bovina o el Ébola y obtienen unos réditos multimillonarios. Sus laboratorios trabajan constantemente en el control de mutaciones y, paralelamente, se “producen” epidemias a escala susceptibles de convertirse en pandemias para las que se encuentran remedios tan chuscos como un medicamento estrella vendido en todo el mundo y cuya base era el anís estrellado.
Mientras tanto el futuro de África pende de la voluntad de invertir en mera atención primaria. La sola disposición de antipiréticos, antidiarreicos, agua potable, jabón y una ración de mil calorías al día salvaría entre veinte y cuarenta millones de seres al año. Pero es más fotogénico, más efectista y peliculero el despliegue de 4.000 hombres de Harrelson luchando contra el mal perverso para blindar a su país, y con la aportación también heroica de los científicos que fabricaron el Tamiflú cuando el vicepresidente de los USA tenía la mayoría del accionariado de la Compañia fabricante y la propiedad de la patente, para blindar, digo, a la gran familia civilizada contra el peligro de una pandemia… de estupidez e hipocresía.


AFRICA SE MUERE DE SED



                                                                  imagen de terra.es